jueves, 6 de septiembre de 2012

Doctor Rafael Antún: “el cáncer de próstata se cura”


El tumor se produce cuando algunas células prostáticas mutan y comienzan a multiplicarse descontroladamente. Se denomina cáncer de próstata al que se desarrolla en uno de los órganos glandulares del sistema reproductor masculino y podría propagarse a otras partes del cuerpo, especialmente a los huesos y los ganglios linfáticos originando una metástasis.

Para evitar que esto suceda, los varones tienen que realizarse los exámenes correspondientes y a tiempo, recomendó este jueves el urólogo dominicano residente en Miami, Rafael Antún Batlle.

El doctor exhortó a los hombres descendientes de padres que han padecido cáncer de próstata a realizarse sus análisis a los 35 años; porque son más proclives a contra la enfermedad, con relación a aquellos sin antecedentes familiares.

El especialista produjo estas informaciones durante una entrevista en el programa Despierta América, de Univisión, donde expuso el tema y señaló el tratamiento a llevar antes y después de una intervención quirúrgica.

Antún Batlle sostuvo que la medicina no ha podido determinar quién va a padecer cáncer de próstata o de pulmón; pero: “sí sabemos que el hombre que desciende de un familiar con cáncer, debe chequearse a los 35 años; los afroamericanos o de raza negra, a los 40”.

El galeno añadió que si no tienen referencias familiar, los varones con genealogías de raza blanca deben hacerse el examen a los 50 años, al igual que los hispanos, o personas provenientes de Latinoamérica.

Rafael Antún Batlle explicó que el cáncer de próstata se diagnostica con un examen de sangre y el digital rectal. En este último, el urólogo palpa el órgano y constata si existe alguna anomalía. Aclaró que la combinación de ambos tipos de análisis garantiza al paciente una efectiva definición de la temible enfermedad.

El experto informó, además, que la cirugía robótica es el método más moderno para extirpar el cáncer de próstata, mediante la cual se preserva el nervio de la erección y la incontinencia urinaria es menor. Recomendó visitar al médico por lo menos una vez al año.

El doctor Antún, quien cuenta con su consultorio en el Hospital de la Universidad de Miami, detalló que contrario al mecanismo tradicional, a quien se le aplica la operación cibernética, a las 24 horas puede irse a casa y en una semana no habrá problemas para reintegrarse a sus labores habituales.

“Es bueno precisar que el cáncer del próstata no es una enfermedad exclusivamente del hombre, sino de la familia; ya que en el hogar que se produce sufren la esposa y los hijos. El médico debe mantener una comunicación fluida con el paciente, a fin de orientar a la familia en el sentido de que esa es una dolencia mortal sólo cuando no se trata a tiempo. El cáncer de próstata se cura”, concluyó el doctor Rafael Antún.

Contactos del doctor Rafael Antún Batlle:

HD Esthetique
7600 South Red Road, Suite 201
South Miami, FL 33143
Tel: 305 668-2857 Fax: 305 675-2474

martes, 4 de septiembre de 2012

Primera Dama inicia "Operación Mochila"

SANTO DOMINGO.- La primera dama, Cándida Montilla de Medina, comenzó el proceso de entrega de útiles escolares, que incluye más de 25 mil mochilas y bicicletas a niños de escuelas públicas.

La primera etapa de lo que ha sido denominado “Operación Mochila” permitió a Montilla de Medina beneficiar a estudiantes de la escuela Paula Antonia Mercedes Encarnación, en el sector Duquesa; la Escuela Básica Manuel Aurelio Tavárez Justo, en Brisas del Este, y el Hogar Escuela Santo Domingo Savio, de la Carretera Sánchez, en el Distrito Nacional.

La esposa del Primer Mandatario saludó a los niños, a quienes manifestó que debido al amor que sentían por la escuela y su gran deseo de aprender “sé que acogen con agrado los útiles que reciben en nombre del Despacho, como una muestra anticipada del apoyo que siempre encontrarán de nuestra parte”.

Exhortó los estudiantes a poner “todo su empeño en aprovechar las enseñanzas de sus profesores, para que logren el éxito esperado en este periodo escolar y en los venideros”.

La Primera Dama también visitó los centros de las parroquias San Vicente de Paul, María Auxiliadora, Santa Clara, Los Franciscanos y “Programa Posada de Belén”, en los sectores Guachupita, La Zurza y Herrera, respectivamente; además del centro “Movearte”, que dirige el padre Manuel Ruiz.

Otros sectores beneficiados por la “Operación Mochila” fueron Jeringa y Las Flores, en San Cristóbal.

También recibieron utiles, estudiantes de la escuela primaria Fudeco, en la comunidad Ven a ver. En este lugar la entrega se hizo a través del padre Julio Acosta (Julin), en coordinación con Monseñor Rafael L. Núñez, de Barahona.

Algunos centros educativos han recibido las donaciones a través de personas cercanas al Despacho de la Primera Dama, entre ellos, la escuela Félix María del Monte y el Centro Educativo Damian Volquez, las parroquias Altagracia Elí Ramírez, en la comunidad de Baytoa; Fidelina Andino, en San Isidro; Las Mercedes, en Las Mercedes; José Cabrera, en San José, municipio Duvergé, Provincia Independencia.

En el Cibao fueron beneficiadas las diócesis de Jacagua, en Santiago; Monseñor Flores Santana, en La Vega; Palo Bajito, en Jarabacoa; monseñor Diógenes Espinal, obispo de la diócesis Mao-Montecristi, entre otras comunidades de la frontera.

En la región Este, hasta el momento, se ha hecho entrega a Monseñor Nicanor Peña, en Higüey.

jt/am


SÓLO PIENSA EN PRODUCIR
La vida de un adicto al trabajo
TRABAJA HASTA 20 HORAS DIARIAS, ES UN SER AISLADO Y SE OLVIDA DE COMPARTIR CON LOS AMIGOS Y LA FAMILIA
  • Objetivo. Quien vive para trabajar prioriza sus obligaciones laborales ante todo.
Coralis Orbe
listindiario.com.do
Santo Domingo

Trabajar para vivir y vivir para trabajar, son dos estilos de vida diferentes. Quien trabaja para vivir sabe sacar tiempo para compartir con la familia, y aprovecha sus horas de trabajo para rendir lo que pueda dentro de su horario. Sin embargo, quien vive para trabajar, prioriza su trabajo ante todo y no tiene tiempo ni para sí mismo, ya sea por apego o adicción a lo que realiza.

Según la psicóloga industrial Erika María Acosta, una persona que es apegada a su trabajo trabaja hasta 20 horas diarias, se olvida de compartir con los amigos y la familia, porque toda su vida gira en torno a su desempeño laboral.

El adicto al trabajo es aquel que dedica más tiempo del que tiene asignado en su trabajo, es una persona que hace de su empleo el núcleo central de su vida, hasta el punto de no comprometerse con otras actividades y ser incapaz de tener otros intereses. Lo destacable del adicto al trabajo es la actitud hacia él mismo, dice Javier Llaneza Álvarez (2009), en su obra “Ergonomía y psicosociología aplicada. Manual para la formación del especialista”.

Álvarez señala que el adicto al trabajo pierde el interés de participar en otros ámbitos diferentes a su trabajo, y esto se debe a la incapacidad que ha desarrollado para dejar de trabajar. “Erróneamente para la empresa lo ideal puede ser que el trabajador se ocupe las 24 horas, ignoran el riesgo que corre el empleado por el exceso de trabajo”, dice. Algunos ejecutivos se equivocan al pensar que trabajar sin descanso les asegura el éxito.

(+)
CRITERIOS QUE DEFINEN AL ADICTO LABORAL

En “Ergonomía y psicosociología aplicada. Manual para la formación del especialista”, el autor Javier Llaneza Álvarez (2009) sostiene que los criterios que definen al adicto al trabajo son su extrema actitud laboral, dedicación excesiva en tiempo y esfuerzo, compulsión y desinterés por otras actividades.

Riesgos que corre un adicto laboral
Las causas por la que una persona es adicta a su trabajo apuntan a unas condiciones sociales, personales y laborales que interactúan y hacen que en un contexto laboral específico el trabajador se vea afectado por esta adicción, expresa el psicólogo Manuel Fidalgo, en el manual “La adicción al trabajo”.

Dentro de esas causas sociales que convierten a una persona en adicta a su trabajo están las ganas de crecer que tiene el empleado, las exigencias que pueda hacer la compañía o el deseo personal de sentirse un trabajador competitivo, destaca Erika María Acosta, psicóloga industrial. Sin embargo, las consecuencias de ser un adicto laboral se reflejan en la salud física y emocional de la persona.

Acosta manifiesta que el adicto laboral se olvida fácilmente de todo; es inestable con su pareja, se convierte en un ser aislado. En otros casos, puede ser una persona que vive sola y se refugia en el trabajo para no sentir la soledad, pero esta no es la mejor manera de llenar un vacío emocional.

Complicaciones
“20 años más tarde, el adicto al trabajo se enferma, y se da cuenta de que no valió la pena esforzarse tanto”, añade acosta.

En su ambiente de trabajo, dice, el adicto laboral no tiene ninguna relación estrecha con nadie. Es una persona encerrada, se lleva su trabajo a la casa y no duerme bien por estar pensando en trabajo. Después que el cuerpo dura ocho horas trabajando, no funciona igual.

El cuerpo y la mente necesitan descanso. Eso sí convierte al empleado en más creativo y productivo, destaca la especialista.

Según Fidalgo, cuando el empleado es un adicto se provoca un “daño” psicosocial porque no se siente bien.

Presenta síntomas de estrés y malestar psicológico. Además, estos problemas pueden afectar al ambiente social (conflictos con los compañeros, disminución del rendimiento) y extralaboral (conflictos con la familia y los amigos).

Sostiene que cuando se trabaja excesivamente porque se siente la necesidad y la compulsión irresistible por trabajar, se presentan los rasgos de adicción al trabajo.

Fidalgo explica que la adicción no termina cuando acaba la jornada laboral, trabajan los fines de semana, durante las vacaciones e incluso estando enfermos (esto es, el así llamado “presentismo”).

Todo ello se engloba dentro de lo que se ha denominado el “trabajo extra” de los adictos. Además, aun sin estar realizando una tarea física y visible, es muy probable que el adicto permanezca pensando en temas laborales.

El psicólogo asegura que saber dividir la vida laboral de la personal contribuye a vivir plenamente.

(+)
CARACTERÍSTICAS DE LOS ADICTOS

Según Javier Llaneza Álvarez (2009), en su obra “Ergonomía y psicosociología aplicada. Manual para la formación del especialista”, los adictos laborales sienten preocupaciones agobiantes durante el fin de semana, son incapaces de abandonar, al final de la jornada, un trabajo inacabado, no rechazan ofertas de trabajo adicional, experimentan que el tiempo se pasa muy rápido cuando se trabaja, miran impacientes el reloj, tienen problemas con sus familiares y amigos por dedicar más tiempo al trabajo que a ellos, se quedan de último en la empresa y les es difícil relajarse.